La mayoría de la gente cuando planea unas vacaciones, si es que las planea, en lo último que piensa es en los “cómo”.

 

Generalmente sabemos el destino y los sitios famosos a visitar, sin embargo, pocas veces nos sentamos a revisar cómo haremos para llegar a los atractivos turísticos.

 

En mi caso no es así. Cuando salgo de mi casa hacia mis soñadas vacaciones ya llevo pagada hasta la propina. Bueno, esa no, pero lo que trato de decir es que planificar con tiempo el viaje, y las actividades que deseamos realizar, hace que disfrutemos a plenitud de nuestra estancia.

 

En mi experiencia como turista, me di cuenta que la mejor forma de conocer y abarcar más puntos de interés es mediante un tour; y que conste que no es comercial.

 

Me encantará dejarles algunos tips que me han funcionado al momento de planificar mis vacaciones cuando ya he decidido el destino:

 

1) Investigar: Lo primero que hay que hacer es documentarse, investigar sobre los atractivos y las maneras de acceder a ellos. El google maps es una magnífica herramienta a la hora de trazar tu ruta.

 

2) Comparar: En esta era de la tecnología existen numerosas páginas web que ofrecen servicios de reservación, ya sean vuelos, hoteles, tours o renta de autos. Entre toda esa gama de “agencias de viajes online” encontraremos el mismo vuelo, hotel, auto o tour en distinto costo.

 

Esas páginas son una muy buena opción si quieres reservar un hotel o comprar tu boleto de avión a un buen precio; no obstante, si deseas un tour o rentar un auto, la mejor opción es buscar a proveedores locales que al ser directos te ofrecen un mejor precio.

 

3) Analizar el costo beneficio: Dice un dicho que lo barato sale caro. En ocasiones tomamos nuestras decisiones en base al “cuánto cuesta” y no en el “cómo me beneficia”.

 

Ya he pasado por las dos situaciones y puedo decir que, a veces, pagar un poco más es mejor. Es cuestión de estar seguros y ser honestos con nosotros mismo sobre lo que esperamos de ese viaje, tour o auto.

 

Por ejemplo: Si no voy a disfrutar de las instalaciones del hotel y solo voy a dormir, ¿para qué pagar uno con jacuzzi?. La satisfacción de nuestras decisiones estriba en lo que realmente necesitemos.

 

Esos tres puntos son una simpleza, que cualquiera podría dilucidar por sí solo, pero que también, por la simpleza de los mismos, pueden pasarse por alto. Aun así espero que de algo les sirvan.

 

Un saludo y que pasen un excelente domingo!

 

Leysie Carmona

lcarmona@critours.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *