El top 5

 

¡Hola, nuevamente! Les escribe Pau.

 

En esta ocasión les quiero compartir una reflexión que leí hace poco. Se me hizo muy interesante el tema y espero también lo sea para ustedes.

¿De qué se arrepiente la gente que está a punto de morir?

 

La respuesta a esta pregunta, la tienen las personas encargadas de cuidar a los enfermos terminales.

 

Una de ellas, una enfermera australiana llamada Bronnie Ware, escribió un artículo en internet sobre su experiencia con los arrepentimientos comunes de los enfermos terminales. Pronto el artículo se hizo viral; fue tal el éxito de su artículo que escribió un libro que publicó en 2011 con el título: “EL top 5 de los arrepentimientos más comunes antes de morir”.

 

¿Cuáles es ese Top 5? Vamos a echarle un ojo.

 

Arrepentimiento 1. Ojalá hubiese tenido el coraje para de ser fiel a lo que quería hacer y no a lo que otros esperaban de mí.

Según la autora, este es el más común de todos los arrepentimientos: No seguir nuestros sueños. Al final de nuestras vidas nos vamos sin nada. Sin dinero, lujos, sin parejas, pero lo que si nos vamos a llevar son recuerdos.

 

Arrepentimiento 2. “Ojalá no hubiera trabajado tanto”.

Según la autora, algunas mujeres y casi todos los hombres se arrepentían de no haber dedicado más tiempo a sus familias. Muchos de ellos descuidaron a sus parejas y se perdieron buena parte del crecimiento sus hijos por andar trabajando tanto.

 

Arrepentimiento 3. “Ojalá hubiera tenido el coraje suficiente para expresar mis sentimientos“.

La autora explica que se trata tanto de los sentimientos positivos, como de los negativos. ¿Hace cuánto no le dices a tu pareja que la admiras? ¿Hace cuánto no les dices a tus papás que los extrañas? ¿Hace cuánto no le agradeces a tu mejor amigo por su amistad? ¿Hace cuánto no le pides perdón a esa persona que se lo debes? Es sano tener el coraje de expresar lo que sentimos.

 

Arrepentimiento 4. “Ojalá hubiera mantenido contacto con mis amigos“.

Los buenos amigos son en una etapa de nuestra vida lo más importante, pero con el paso del tiempo, las preocupaciones de la vida hacen que los amigos se separen al punto de que se pierden el rastro. Según la autora, la gente se arrepiente de no haber hecho el esfuerzo por buscar a esos viejos amigos.

 

 Arrepentimiento 5. “Ojalá me hubiera permitido ser feliz“.

Sólo cuando nos queda poco tiempo es cuando nos damos cuenta que la felicidad es una elección. Se trata de que seamos felices sin importar nuestras circunstancias. ¿Por qué debería estar nuestra felicidad en manos de alguien más? ¿Por qué deberíamos permitir que, hasta una persona extraña, en la calle, nos quite nuestra felicidad?

 

Tenemos muchas razones para ser felices, sólo debemos quitar el control de nuestra felicidad a otros y elegir ser felices por nosotros mismos y por nuestras familias.

 

Un abrazo y les deseo que pasen un excelente domingo!

 

Paulina Nuñez 

pnunez@cricongresos.com 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *