Hola que tal chicos, como están, ¡espero que excelente!…

Les voy a contar un poco de lo que me ocurrió hace algunos días:

Como todas las mañanas desperté, me prepare para ir al trabajo, hice el desayuno y partí hacia mi destino diario, durante el trayecto recibí una llamada telefónica y bueno, era un promotor ofreciéndome un producto de la institución que representaba.

Aunque estas llamadas ya son parte de la rutina y normalmente el resultado final para quien te llama es obtener respuestas en más de un 50% el clásico “No gracias”.

Me paso algo muy curioso con el asesor que me estaba llamando, al decirle mi “no gracias” el asesor me pregunto si ya contaba con otro producto similar al suyo para lo cual insistí en decirle que no estaba interesada en ese momento.

A lo que me contestó “no le pregunte si no estaba interesada” y siguió hablando, su respuesta me dejo en shock!

Me había pasado que con el primer “no gracias “ se dieran por vencidos, pero nunca que tuvieran una respuesta tan desafiante y poco amable.

Por lo que dije, ok este es otro estilo de asesor, veamos qué es lo que tiene, le dije si me podía repetir su nombre para lo cual me contesto “Se lo dije al principio de la llamada, creo que no me está poniendo atención”, con esa segunda respuesta de lo único que me di cuenta es que lo que traía el asesor era una mala Atención al Cliente.

Cualquier trabajo que involucre la relación directa con el cliente, la atención, se vuelve la clave principal.

Cómo Comunicarse con el cliente

Saber cómo comunicarse con el cliente es lo esencial para ganar su lealtad, hay muchos artículos que te pueden hablar de este tema.

El paso básico para esto es pensar en ¿Cómo te gustaría ser tratado?.

Si bien es cierto cada cliente es diferente, nos puede servir de mucho realizar un feedback con cada uno de ellos.

Así podrás ir conociendo su nivel de satisfacción e indagar acerca de sus necesidades. Esto nos permitirá comprenderlos mejor y entender que es lo que esperan de nuestro producto o servicio.

Hay una frase que dice:

“El costo del mantenimiento de un cliente es inferior al costo de conseguir uno nuevo y notablemente menor al de recuperación de un cliente perdido”.

La tendencia del focus costumer se ha vuelto importantísima. Los clientes se han hecho más exigentes y la competencia en el mercado mucho más extensa por lo que la diferenciación fundamental de las empresas es la calidad de atención al cliente que brindan.

Una experiencia positiva puede ser el empuje para crear la lealtad e incluso esa misma experiencia se pueda transmitir a otros posibles clientes concediendo más credibilidad y respaldo de tu producto o servicio.

Es necesario ofrecer algo que tu cliente no pueda obtener en otro lugar, y el objetivo es mantener una relación positiva para crear un vínculo; que al final de cuentas:

¿A quién no le gusta ser bien tratado y sentirse especial?

Excelente día a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *